Democracia liberal

La mentira desnuda

La mentira desnuda

Resultado de imagen para lincoln la mentira

Resultado de imagen para la mentiras de macri

En este artículo vamos a demostrar que en la sociedad que vivimos es falso que la ciudadanía sea libre de elegir a sus gobernantes, pero que cuando la mentira queda desnuda[1], nace la esperanza de la libertad. Quedará claro, también, que la idea de que la ciudadanía sea libre de elegir a sus gobernantes, resulta indignante en boca de los funcionarios, políticos y militantes de Juntos para el Cambio, ex Cambiemos.

Con una ciudadanía cada día más distraída, anestesiada y despolitizada y los métodos tecnológico-informáticos de los que disponen las oligarquías, es una verdadera quimera creer que la población está en condiciones de elegir libremente a sus gobernantes. Este supuesto, invocado todo el tiempo por los personeros de Juntos para el cambio, ex Cambiemos, cuando, ante los reclamos y críticas a su estafa electoral, dicen. “¿Y por qué nos votaron si somos tan malos?, no tiene ningún sustento.

Son muchos los consultores políticos que no tienen ningún prurito en sostener la idea de que no hay que educar a la ciudadanía, sino conseguir, de todas las formas posibles, su voto.

“Los consultores políticos tratamos de ganar elecciones, nuestro papel no es educar a los demás sino comprender el mundo desde los ojos de la mayoría de los electores para conseguir su favor. Si la discusión acerca de la izquierda y la derecha no tiene importancia para ocho de cada diez ciudadanos, tampoco la tiene para diseñar la estrategia de una campaña electoral”[2]

Esta es la apuesta manipuladora de Jaime Durán Barba, el consultor gurú de Cambiemos, ahora “Juntos para el cambio”, la que le permitió ganar varias elecciones a Mauricio Macri.

Para entender la lógica de la alianza Juntos para el Cambio, tenemos que separar el proceso eleccionario de la acción de gobierno. Está más que claro que a Juntos por el Cambio, ex Cambiemos lo único que la interesa es ganar elecciones para mantenerse en el poder y seguir con el saqueo y la entrega del páis, para lo cual debe pulir, intensificar y renovar todo el tiempo sus métodos de manipulación que, por cierto son variados y potentes. Veamos:

  • El apoyo de los medios de comunicación hegemónicos liderados por el Grupo Clarín, prácticamente una parte sustancial de la alianza Juntos para el Cambio, ex Cambiemos.
  • La Big Data gestionada con algoritmos de inteligencia artificial, mediante la apropiación ilegal de datos del Afip y la tarea de consultoras y empresas, como la británica Cambridge Analytica, con una Big Data de alto nivel que le permitió a Cambiemos, en 2015 y 2017, segmentar el electorado y llegarle con mensajes manipuladores a la Carta.
  • Las operaciones mediático-judiciales fraudulentas para erosionar y desgastar a los funcionarios y las figuras del anterior gobierno.
  • La colaboración fraudulenta de un conjunto de fiscales y jueces federales de Comodoro Py.
  • Las falsas noticias constantes (fake news).
  • El ejército de troolls al servicio de una continua tarea indígnate en las redes sociales (Twitter, Facebook, Instagram, etc.), financiada con dinero público.
  • El trabajo de consultoría llevado a cabo por Jaime Durán Barba, también con dinero público, fundamentalmente a través de encuestas y, especialmente, de focus group para detectar qué es lo que quiere oír la gente para manipularla mejor.
  • El apoyo incondicional del círculo rojo, esto es, de los sectores concentrados de la economía.
  • El apoyo incondicional de la embajada de los Estados Unidos.
  • Y campañas electorales que estafaron la buena fe de la población, y no con promesas incumplidas, sino con mentiras fríamente calculadas.

Con todo este aparataje y operando sobre la base de una población con las defensas críticas muy bajas, Cambiemos se hizo del gobierno Nacional y del de la Provincia de Buenos Aires. ¿Puede alguien sostener que el electorado fue libre para votar? Es evidente que no!! La otra pregunta: en estas condiciones, ¿podemos decir que tenemos una verdadera democracia? También es evidente que no!!, porque sin derecho a la información y sin una buena formación política de la ciudadanía, la democracia queda convertida en una farsa. No obstante, la farsa se termina cuando todos los argumentos y maniobras manipuladoras se caen frente a la miseria, el hambre, el desempleo y la frustración que, con el nefasto gobierno de Mauricio Macri, han llegado a los hogares del amplio campo popular. Aquí las promesas y las estafas ya no tienen efecto, porque la mentira ahora está desnuda.

  1. Aunque el costo de desnudar la mentira es altísimo, porque se paga con la miseria, el hambre y el desempleo de la mayoría, así como la destrucción de la industria, el genocidio de los jubilados y pensionados y la frustración de todo el amplio campo popular.
  2. Durán Barba, Jaime y Nieto, Santiago (2010), “El arte de ganar”. Buenos Aires: Penguin Randon House Grupo Editorial. Página 60.

José Luis Lens

Doctor en Filosofía y Ciencias de la Educación. Actualmente, Profesor Titular de la Cátedra de Educación Popular en la FCH-UNCPBA y Profesor Adjunto de Ciencias Políticas en la UBA-CBC.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *