Es una gran ingenuidad creer

Es una gran ingenuidad creer que la derecha neoliberal y saqueadora es republicana y viene a librarnos de la corrupción y el autoritarismo

Resultado de imagen para macrie aprieta a los jueces

Las tres banderas electorales del neoliberalismo histórico gorila y saqueador en estas elecciones son: 1) Lucha contra la corrupción, 2) Lucha contra el autoritarismo y 3) Lucha contra el anti republicanismo.

Qué bajo nivel de educación política tiene que tener una parte importante de la ciudadanía para que estos eslóganes de campaña tengan repercusión y éxito en ella. Además, qué cinismo e hipocresía la de esta gente, personeros históricos de la entrega de la patria, de las dictaduras genocidas y la destrucción del bienestar del pueblo. Nada más surrealista e indignante que escuchar a Mauricio Macri hablando de “trasparencia”, “república, “lucha contra el autoritarismo” y todas las mentiras inimaginables de que son capaces estos personajes de esta calaña. Hoy escuché a Alberto Assef del partido “Unir” despotricar contra la alianza “Despertar” de José Luis Espert, un exponente destacado de la banda de los “libertarios” que promueven y defienden la libertad del zorro en el gallinero. Está claro, como fue llamado por Miguel Ángel Pichetto (traidor a la causa popular, no al peronismo) a participar en el “rejunte de la derecha para el cambio”, su misión es voltear a Despertar porque le va a sacar votos a Mauricio Macri. ¿Qué es lo que invoca el gorila Assef contra el peronismo kirchnerista, para defender al macrismo? Dos de las falsarias, indignantes y ridículas banderas de la derecha gorila neoliberal, que parten de un supuesto instalado en la sociedad por la oligarquía que monopoliza los medios de comunicación: la corrupción, autoritarismo y anti republicanismo del peronismo y, en especial, del kirchnerismo. Nada más hipócrita que esto!! Cuando éramos chicos decíamos: “el muerto se asusta del degollado”. ¿Cómo puede ser que una parte de la ciudadanía “compre” esta perversa mentira? Que los corruptos, autoritarios y anti republicanos eran los peronistas y kirchneristas del gobierno anterior, cuando no hay nada más corrupto que el gobierno de Cambiemos, que usa al Estado para hacer todo tipo de negocios escandalosos y convirtió al país en un timba financiera que nos hundió en una deuda impagable que propicia una constante sangría de dólares que se fugan de nuestro país. ¿Cómo puede ser que un tercio de la población que conforma el campo popular esté tan ciego para no ver esta realidad? Cada vez que veo un movilero que, ante su pregunta a un transeúnte de a quién va a votar, recibe por respuesta: “a Macri”, o también tristísimo: “no se, todos son iguales”, queda en perfecta evidencia la tremenda situación antidemocrática del monopolio mediático, que representa más del noventa por ciento del espectro comunicacional. En nuestro país se ha propiciado un lavado de cerebro nunca antes visto. Personas que manifiestan: “ahora estoy mucho peor que antes, que en el 2015, pero igual voy a votar a Macri, porque no quiero que vuelvan los que se robaron todo. Cualquier cosa menos la chorra”. Y no es inexplicable, se lo debemos a la brutal concentración mediática, ya no tengo la más mínima duda de que es así. Por favor, deténganse a mirar diez minutos el programa 4 Días conducido por Luis Majul y podrán comprobar la gran farsa montada con la hipótesis de la corrupción del gobierno kirchnerista. Tres dedos de frente bastan para darse cuenta de que al no mencionar en absoluto la tremenda corrupción estructural del macrismo ya está todo dicho. Esta especie de tanques panzer mediáticos superan en una proporción de diez a uno a las ofertas críticas y hacen estragos en los sectores de la población con una baja cultura política. Plagados de mentiras, invocación de causas y testigos falsos, medias verdades y calculadas cargas emocionales para manipular vilmente a un importante sector de votantes, practican verdaderos lavados de cerebro en la población. Tengamos claro que cuando el espacio comunicacional está dominado por los medios del poder en un noventa por ciento, se ha decretado la muerte de la democracia.

Resultado de imagen para la corrupción macrista

Por otro lado, nada más autoritario que este gobierno que reprimió y reprime continua e impunemente a los trabajadores en cuanta manifestación y movilización realizan en defensa de sus derechos e intereses. ¿Y de republicanismo cómo andamos en el macrismo? Un verdadero desastre, con un Ejecutivo entregado a la embajada de los Estadios Unidos, violando impunemente el principio de la división de poderes. ¿De qué república hablan cuando el Poder Ejecutivo convierte en marionetas a los fiscales y jueces de la nación? Con sus operaciones mediático-jurídicas espurias, ilegales y persecutorias contra los funcionarios del gobierno anterior, comenzando por la ex Presidenta Cristina Fernández. Con sus maniobras de ocultación fraudulenta de sus acciones delictivas de espionaje para inventarle causas falsas a los opositores, como el caso Stornelli, que involucra a fiscales, jueces, a la AFI, testigos falsos (dándoles crédito a los testimonios de verdaderos delincuentes), diputadas del oficialismo. Señores y señoras, ¿de qué republicanismo están hablando? Señor Alberto Assef cómo puede ser tan cínico de acusar al kirchnerismo de autoritario y anti republicano en nombre de la defensa del nefasto, antidemocrático y aniquilador de todo republicanismo, gobierno de Mauricio Macri. Por favor señor Alberto Assef no insulte más la inteligencia de la gente. Hay que ser muy caradura señor Alberto Assef para enunciar y sostener semejante falacia.

Yendo un poco más al fondo de la cuestión y sin quitarles valor a temas como la corrupción, el autoritarismo y la defensa de la república, cómo se pueden invocar estos temas en una campaña electoral, dejando en un segundo término a problemas tan importantes, decisivos y angustiante para la población como el desempleo imparable, la desindustrialización con el cierre de más de diez mil pymes (con Macri cierran cincuenta por día), la destrucción del mercado interno, la dolarización de los alimentos que introdujo el hambre en la Argentina, la pobreza de más de la mitad de los niños del país, el genocidio de los jubilados y pensionados, la caída del PBI en casi un seis por ciento en seis meses y lo peor de todo, la falta de futuro, porque este gobierno no tiene la menor idea, ni el menor interés por cambiar esta realidad. Al contrario, gestó intencionalmente esta situación, que para ellos fue un éxito y para el pueblo una verdadera hecatombe.

No quiero faltarle el respeto a nadie, pero los discursos de campaña de algunos, debo decir falsos opositores, están dirigidos a mentes demasiado básicas. Por ejemplo, Consenso 2030, que esgrimen la falsa hipótesis de la brecha macrismo-kirchnerismo. Declaman: “Ni corrupción (kirchnerismo), ni ajuste (macrismo). Invocan una tercera posición que no se sabe qué va a combatir y, menos aun, cómo lo va a hacer. Pero fijémonos en el brutal reduccionismo. El kirchnerismo, que pudo haber tenido actos de corrupción coyuntural, como todos los gobiernos, porque la corrupción es transversal a todas las administraciones, ¿fue sólo eso? Señor Lavagna no sea tan miserable, ¿usted sólo vio corrupción en el kirchnerismo?, usted que perteneció a ese gobierno. No vio el desendeudamiento, la ampliación de derechos, los salarios por arriba de la inflación, el desarrollo de la tecnología y la industria. En suma un país con problemas, pero con pleno desarrollo, con un desempleo del 5.,5 %, y que hoy es de más del 10%, con una deuda que era el 40% del PBI y hoy es del 100% del PBI. Y por el otro lado, ¿el macrismo es sólo ajuste? Señor Lavagna, ¿usted sólo ve ajuste en el macrismo?, ¿no ve los negocios de Macri y sus testaferros utilizando el Estado?, ¿no ve el saqueo continuo mediante la timba financiera? ¿no ve la subordinación de Macri a la geopolítica de Washington? ¿usted no lo ve señor Lavagna? Por favor, no tome por estúpida a la gente.

Este gobierno no genera ninguna expectativa en la ciudadanía de que esta tristísima realidad que vivimos puede mejorar de alguna forma. Es extraordinariamente perverso, cínico e hipócrita presentarse a elecciones para un nuevo período cuando saben que no tienen nada que ofrecerle al pueblo. Sólo ajuste, hambre y miseria. Este gobierno hundió en la desesperanza a millones de personas. Este gobierno sólo está preocupado en bajarle la autoestima al pueblo, en desmoralizarlo con la aviesa intención de convertirlo en un objeto manipulable e incapaz de poner en peligro su poder y el de la oligarquía histórica a la que beneficia. Este gobierno es una de las peores desgracias que le pudo ocurrir a nuestra querida patria. Los ciudadanos bien nacidos y que entendemos el significado de “patria”, no debemos descansar hasta habernos librado de él.

José Luis Lens

Doctor en Filosofía y Ciencias de la Educación. Actualmente, Profesor Titular de la Cátedra de Educación Popular en la FCH-UNCPBA y Profesor Adjunto de Ciencias Políticas en la UBA-CBC.

Deja un comentario