Sin iniciativa popular es imposible una verdadera democracia

Sin iniciativa popular es imposible una verdadera democracia

Resultado de imagen para movilizaciones populares

En las democracias liberales, denominadas representativas, ya que la democracia directa no existe en ninguna parte, los políticos, hoy por hoy, en general (porque existen honrosas excepciones), no representen los intereses populares, sino los de las corporaciones y los banqueros. Esto es una consecuencia lógica de un nefasto hecho que está “naturalizado”: la ciudadanía no delibera ni gobierna, sino a través de sus representantes, como se señala en las constituciones liberales. De esta forma, el pueblo queda despojado de toda iniciativa social y política, queda despolitizado, enajenado de su poder y soberanía. En estas condiciones, las democracias representativas, liberales, se convierten en una burda maqueta de lo que debería ser una verdadera democracia, en la que son los pueblos los que deciden sus destinos y no el establishment de las corporaciones, banqueros y sistema financiero internacional.

José Luis Lens

Doctor en Filosofía y Ciencias de la Educación. Actualmente, Profesor Titular de la Cátedra de Educación Popular en la FCH-UNCPBA y Profesor Adjunto de Ciencias Políticas en la UBA-CBC.

Deja un comentario