Política

La situación de las personas mayores en la Argentina

La situación de las personas mayores en la Argentina

Entrevista del Dr. Francisco Fajardo, Director del Hospital de Ezeiza, al Dr. Ricardo A. Blanco, médico gerontólogo y coordinador de la Sub-comisión de Gerontología del Frente Ciudadano por la Salud.

Resultado de imagen para RICARDO BLANCO GERONTOLOGO

Resultado de imagen para RICARDO BLANCO GERONTOLOGO

1) Según su experiencia: ¿qué cree que le debemos, como comunidad científica, dirigencial y estratégica en políticas sanitarias, a los pacientes de la tercera edad?

Frente al acontecimiento vital del envejecimiento se deberá crear conciencia en la comunidad a través de una política integral de acciones positivas.

En este nuevo horizonte, es necesario reconocer en primera instancia, la deuda que histórica y culturalmente tenemos con nuestros mayores.

Se trata no solo de corregir las situaciones de exclusión a la que se ven expuestos nuestros mayores, sino de impulsar políticas estratégicas basadas en el fortalecimiento del lugar protagónico del sector, generando las mejores condiciones posibles para su plena integración en todos los ámbitos de la vida comunitaria.

La salud es un derecho y no un negocio, por lo tanto, la salud tiene que ser una política de estado.

El médico, y fundamentalmente el que atiende a personas mayores no es solo el que hace una receta, el verdadero medico es el que CUIDA, CONTIENE Y CURA.

2) ¿Existe una forma dialéctica/comunicacional específica para llegar mejor a los adultos mayores en cuanto a prevención y educación para la salud?

El concepto negativo hacia las personas mayores constituye un proceso semejante al que han experimentado otros grupos supuestamente diferentes, que también se han visto marginados porque no encajaban dentro del ideal promovido por la sociedad y los medios.

El rechazo que buena parte de la población experimenta frente a la vejez que muestra en el cuerpo la huella de los años, constituye una respuesta aprendida por la presión social.

En realidad, el rechazo es a su propia vejez.

Sería conveniente dejar de lado los preconceptos y temores de la vejez y acercarse más a las personas mayores intercambiar ideas y ver cómo son sus alegrías y sus tristezas, que es la formaen que sientan que son parte de la sociedad.

3) ¿por qué debemos estimular y fomentar el conocimiento asistencial en el ámbito de la geriatría? (aquí es necesario explicar la diferencia entre gerontología y geriatría).

DISCIPLINAS QUE SE OCUPAN DE LAS PERSONAS DE LA TERCERA EDAD:

GERONTOLOGIA: Ciencia que estudia en forma integral y desde las distintas disciplinas, la temática del envejecimiento y de las personas de la tercera edad,

por ejemplo: Psico-gerontología, Socio-gerontología, Arquitectura-Gerontológica, Gerontología-Jurídica, etc.

GERIATRIA: Especialidad médica que estudia y trata la salud física de las personas de la Tercera Edad. Por lo tanto, la Geriatría es la parte medica de la Gerontología.

Se debe garantizar en el sistema nacional de salud la prevención, asistencia y rehabilitación de las personas mayores, mediante una adecuada atención primaria, secundaria y terciaria.

En la mayoría de las universidades la especialidad de Geriatría no está en el grado, solo en el post-grado, por lo tanto, el profesional médico que se recibe no conoce la Geriatría, eso lo logra solo si hace el post-grado en esta especialidad.

4) ¿qué inequidades del sistema, percibe en la atención sanitaria que afrontamos ante las problemáticas sobre patologías asociadas a los adultos mayores?

La vejez no es una enfermedad en sí misma, pero la probabilidad de enfermarse durante la vejez y que esta origine consecuencias negativas en el anciano es mucho mayor que en otras etapas de la vida.

Las causas psico-sociales y ambientales son de fundamental importancia en las patologías orgánicas.

La soledad, el aislamiento, la marginación, la falta de un lugar social activo, la ausencia de obligaciones, el exceso de tiempo desocupado, han sido investigados, probándose su importancia en la disminución de la resistencia orgánica frente a las enfermedades.

Se ha demostrado que la ocupación del tiempo en actividades productivas, el trabajo remunerado, el esparcimiento, las actividades domésticas y, fundamentalmente, la actividad sexual, resultan esenciales para la conservación de la salud y el mejoramiento de la calidad de vida.

Nos formaron para la enfermedad y no para la salud, por eso en general en la atención medica de los mayores no se tiene en cuenta lo antedicho

5) ¿qué puede decirnos y aconsejarnos sobre la importancia del

afecto y acompañamiento familiar ante los abuelos que sufren, y sobre

la específica tarea de aquellos que cuidan/acompañan a ancianos enfermos?

Los cuidados no deben estar centrados únicamente en la contención, sino prioritariamente en definir y realizar acciones que lleven a mejorar la calidad de vida de las personas mayores y de su grupo familiar, tratar de iluminar sus experiencias de vida, con respuestas que nazcan de sus propias creencias y valores trascendentes, a fin de estimularlos hacia la esperanza y dar sentido a su vida.

Utilizar la riqueza cultural de los mayores para potenciar su autovaloración y salvaguardar el patrimonio y las tradiciones populares.

Podemos decir que, si se implementan correctamente las medidas de atención, cuidados y sostén, esto contribuirá a cumplir con el propósito de dignificar la calidad de vida, a través de la incorporación sistemática de acciones de cuidados programados en los niveles de atención domiciliario oinstitucionalizado.

José Luis Lens

Doctor en Filosofía y Ciencias de la Educación. Actualmente, Profesor Titular de la Cátedra de Educación Popular en la FCH-UNCPBA y Profesor Adjunto de Ciencias Políticas en la UBA-CBC.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *