Sin plan de gobierno pero con plan de negocios

Sin plan de gobierno, pero con plan de negocios

Resultado de imagen para para que no nos tomen por bolud@s

En marzo de 2017 publiqué un libro titulado: “Para que no nos tomen por bolud@s. Elevemos nuestro nivel de alfabetización política apara derrotar a la derecha conservadora neoliberal (que pueden bajar de este blog en forma gratuita). A dos meses de cumplirse un año de publicado, lo que allí señalo, no sólo se ha confirmado plenamente, sino que lo que vemos que se viene, aunque gran parte de la población todavía no reaccione, excede con creces lo manifestado en el libro.

Quede claro, además, que el consenso dado por un parte importante del pueblo en las urnas a Cambiemos en octubre de 2017, se convirtió en un cheque en blanco para que el gobierno macrista echara, con toda su furia autoritaria y represiva, a andar lo peor de su feroz ajuste económico-socio-político y entreguista. Y este consenso inexplicable (y, a la vez, explicable) tiene un fundamento, como señalaba en el libro: “es consecuencia de una población que, en su mayoría, ignora las principales reglas y saberes del juego de la política” (página 32).

He aquí los contenidos del capítulo de dicho libro que lleva por título:

Sin plan de gobierno, pero con plan de negocios

El Estado tiene un objetivo excluyente: promover y garantizar el bienestar general, el de toda la población. Por lo tanto, no sólo es una incompatibilidad ética que lo administren empresarios multimillonarios, sino el peor atentado contra una verdadera democracia.

Me acuerdo de Perón cuando, con su sabiduría práctica, decía: “Para conocer un rengo hay que verlo caminar”. Después de más de un año de ver andar al gobierno de Mauricio Macri, podemos decir sin temor a equivocarnos que no tiene un plan de gobierno, sino un plan de negocios. Todo lo que vamos viendo y descubriendo apunta a sostener nuestra tesis. Hay varios indicadores bastante sólidos que la confirman:

  • Mauricio Macri es un miembro destacado de un grupo empresario con un pasado turbio, que hizo negocios con el Estado en la época de la dictadura del Proceso, entre otros la estatización de la deuda privada del grupo. Además, la mayor parte de su fortuna la hizo como contratista del Estado en diferentes gobiernos. Sobre este tema hay mucha información, por lo que no tiene sentido que nos pongamos a verterla aquí.
  • Mauricio Macri, sigue con sus actividades empresariales encubiertas, con los testaferros de sus empresas contratistas del Estado, que él mismo dirige y, especialmente, en los paraísos fiscales (Panamá Papers).
  • La población de CEOS en los ministerios representando a sus empresas, es mucho más grave que la “incompatibilidad ética”. Es usar al Estado para hacer negocios. Las distintas investigaciones realizadas sobre el tarifazo de los servicios de energía son muy contundentes al respecto.
  • Hace poco Macri compró, a través de su testaferro un Banco con un sucursal en las islas Caimán. Imaginamos que el objetivo es el lavado de dinero de la obra pública.
  • El feroz ajuste expresado en el aumento de los combustibles, el agua y los servicios energéticos, que vienen recortando los salarios de empleados y trabajadores, es la evidencia que un gran negocio para las multinacionales.
  • Las medidas de total liberalización y eliminación de trabas para las inversiones, que impulsan las colocaciones golondrina. El flamante Ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, acaba de eliminar el tiempo de colocación para las inversiones, que era de 120 días. Ahora se pueden colocar y retirar cuando se quiera. Es como legalizar totalmente la fuga de capitales.
  • Este gobierno, que carece de un plan para el país, pero que tiene un plan como oligarquía, está financiando el déficit fiscal con un feroz endeudamiento externo que, como ya hemos sufrido, es un gran negocio para los sectores privados y un desastre total para el pueblo.

Que tengamos que lamentar que la alianza Cambiemos se haga cargo del Estado con un plan de negocios y no de gobierno, es consecuencia de una población que, en su mayoría, ignora las principales reglas y saberes del juego de la política. En lo que sigue ahondaremos en este crucial tema.

José Luis Lens

Doctor en Filosofía y Ciencias de la Educación. Actualmente, Profesor Titular de la Cátedra de Educación Popular en la FCH-UNCPBA y Profesor Adjunto de Ciencias Políticas en la UBA-CBC.

Deja un comentario