El gobierno de Cambiemos es una fábrica de pobres energéticos

El gobierno de Cambiemos es una fábrica de pobres energéticos

http://static.consumer.es/www/imgs/2012/03/brendaboardman01.jpg

Fue Brenda Boardman, que en el Reino Unido instaló, a principios de la década de 1990, el concepto de “pobreza energética”. Se trata de la “incapacidad para un hogar de obtener una cantidad adecuada y digna de servicios de la energía por el 10% de sus ingresos. Si lo que debe pagar una familia por los servicios de energía (gas, electricidad, agua), supera ese porcentaje, le cabe el concepto de pobreza energética.

En la Argentina, el gobierno para los ricos de Mauricio Macri, manifestando una total falta de sensibilidad social, desconoce olímpicamente este concepto. Desde que asumió el gobierno, la administración Macri viene realizando aumentos de las tarifas brutalmente confiscatorios. Su excusa mentirosa y miserable, como siempre, es que el gobierno anterior de Cristina Fernández estaba subsidiando demagógicamente la energía. Sus argumento, igualmente falaces, es que tenemos que adecuar nuestras tarifas a los niveles de los principales países del mundo que no subsidian la energía, por eso deben regularse a partir del precio del dólar.

Todo esto es un cúmulo de mentiras y engaños a la población. No sólo ignoran el principio social de Boardman, sino que mienten descaradamente respecto de que la Argentina, en boca del cipayo Jorge Lanata, es el único país del mundo que subsidia la energía. Lean esta nota que, con datos del FMI, lo desmiente completamente (http://www.oetec.org/nota.php?id=1965&area=1).

Estos aumentos abusivos y confiscatorios son directamente “recortes” del salario de los trabajadores y jubilados. Recortes de salarios que deprimen aun más el mercado interno, generando desocupación y dolor en los hogares del amplio campo popular.

Dolarizar las tarifas con sueldos en pesos, que son devorados por la inflación a partir de paritarias continuamente recortadas y negadas, es una acción más del furioso neoliberalismo depredador de Cambiemos.

Además, todo esto se agrava notablemente cuando comprobamos que los CEOS de este gobierno, con Macri a la cabeza, están haciendo negocios con la energía[1]. Juan José Arangurem Ministro de Energía, es un CEO de Shell, aunque él diga que vendió sus acciones. Por su parte, Mauricio Macri, con testaferros en empresas eléctricas, aumenta las tarifas porque así crecen sus acciones. Aquí están los fundamentos de la tesis que enuncia que Cambiemos viene sin plan de gobierno, pero con plan de negocios.

Estas son las acciones que justifican opiniones como la de Diego Capusotto, con la que estamos absolutamente de acuerdo:

“Más temprano o más tarde, estos tipos van a caer. Será en dos años, en seis o más. Pero van a caer. Porque en definitiva la política no les preocupa tanto: priorizan hacer negocios y con este ritmo en algún momento las cosas van a estallar. El baile de Macri y los demás va a quedar en la memoria como un símbolo de la infamia”.

  1. Si fuera sólo con la energía, sería muy malo, pero se trataría de un caso aislado. Lo tremendo es que están usando el Estado para hacer todo tipo de negocios. Y esto es una catástrofe para el país y el pueblo.

José Luis Lens

Doctor en Filosofía y Ciencias de la Educación. Actualmente, Profesor Titular de la Cátedra de Educación Popular en la FCH-UNCPBA y Profesor Adjunto de Ciencias Políticas en la UBA-CBC.

Deja un comentario